thanks so much for your visit

¿que te parece la historia?

Top 10 visitantes

About Me

Mi foto
Srta. Sueños
Ver todo mi perfil

seguidores

Con la tecnología de Blogger.
viernes, 24 de junio de 2011

Cap 17

Las imágenes vuelven a mi cabeza rápidamente.
Noto el dolor, los golpes. La primera bofetada que encendió la mecha.

Tessa
- Gracias- dije cuando iba a cerrar la puerta
- ¿Por qué?
- Por que eres uno de los pocos amigos que tengo aquí
- ¿Y la panda?
- Solo tengo seguro que le caiga bien a Naveah
- Pues queda un día con ella.. Bueno me voy ya.. Nos vemos el lunes.
- Un beso. Chaoo. ! Por cierto! Mañana viene el marido de Marta
- ¿Todavía no le conoces?
- No, pero espero llevarme la mitad de bien que con Marta. Seria genial. Chaoo
Al entrar en la casa, el marido de Marta ya estaba allí.
Llevaba traje, medianamente calvo, y... me da mala espina.
Se gira al verme
- ¡Hola! Buenos tardes. Tu debes de ser Teresa ¿no?
- Tessa, si no te importa
- Si perdón. Encantado, mi nombre es Duncan.
- Encantada. Bueno, te dejo, que estoy cansada
- Vale.

Subo a mi cuarto. 
Definitivamente ese hombre me da mala espina, me pone nerviosa la forma en la que me mira.. Me pone nerviosa todo su ser, desprende una aurora negativa, y la expresión de su cara....

Cuando por fin estoy sola, cierro la puerta, abro el armario. El cajón de la ropa interior y saco la pitillera. Cojo un cigarro, el mechero y me asomo a la ventana para evitar que el olor quede en mi cuarto
Llevo aquí más de tres meses, la que era mi tutora, Sam, dejó de venir. Con los adolescentes las visitas son menos. Y la verdad las echo de menos. Echo de menos a los niños, el ambiente de familia que había en el orfanato.
 -¡Teresa! ¿¡te crees que es normal que estés fumando!? Apágalo inmediatamente, no quiero volver a verte fumar en tu cuarto- el grito de Duncan me saca de mis pensamientos
- ¿Quien te crees que eres para decirme lo que puedo o no hacer?
- Tu tutor legal. Apágalo y que no te vuelva a ver
- Pues no entres en mi cuarto y así no me tendrás que ver
- ¿Pero quien te crees que eres para hablarme así?
Dicho esto, levantó la mano y de un golpe seco me cruzó la cara.
- ¡Pero tu eres gilipollas o comes piedras!- dije llevándome la mano a la mejilla, ahora irritada y sonrosada- ¡Lárgate! ¡Te he dicho que te largues!
- Como te vuelva a ver fumar o beber, te juro que no me quedo en una bofetada.

Verios días más tarde.
No aguanto más en esta casa. Duncan le contó a Marta lo del cigarro, pero no me creyó cuando le dije que me había pegado. Como no...
Vuelvo a mi cuarto, cierro la puerta; y repito el mismo ritual de siempre. Abrir el cajón, coger la pitillera y asomarme a la ventana.
Duncan me ha visto más veces, y la bofetada me la llevo siempre. Si lo que quiere es que me valla, va por buen camino.
Ayer, bebió más de lo normal y al darme la bofetada me rompió el labio con el anillo.
En clase no dicen nada, pero si se han fijado.

Por la noche.
Abro con cuidado la puerta. Duncan ha estado toda la tarde llamándome, por que se supone que no puedo salir, pero la verdad me da igual, me da igual lo que me diga, me da igual todo.
- Oh, mira si a llegado la niñata que se cree mayor por fumar- un repugnante olor a alcohol inunda el salón.
- Oh, mira si esta despierto el alcohólico.- dije poniendo mi sonrisa más falsa. Los músculos de su cara se tensaron, cerró los puños con fuerza y su mirada desprendía odio.
- Mira, si quieres ir por ahí haciéndote la mayor, vale, pero la imagen que das es de pena
- ¡¿Pero tu de que vas?! Aquí el único que da pena eres tu. Que tienes que pegar a una persona de 16 años para sentirte hombre. 

Se acercó hacia mi con fuerza, cogiéndome del cuello y aplastando mi cuerpo contra la pared
- ¿Eso piensas de mi?
- ¡Si, me das asco! ¡Dios ojala te mueras no harías a todos un favor enorme!- Dicho esto, soltó mi cuello, y caí al suelo, donde recibí una fuerte patada en el estomago, seguida de otras más.
El dolor es insoportable. Cuando consigo levantarme, Duncan me da un golpe en la cabeza con algo que no me dio tiempo a identificar. Dejándome sin conocimiento.

Tessa

Tessa
Tiene 16 años, trabaja en la escuela de surf, una de las más famosas de la ciudad. Se considera un bicho raro, pero es feliz, solo se siente la mejor cuando esta en el agua

Tom

Tom
Tiene 16 años, trabaja en la escuela de surf, junto con Luca, Tina y Tessa. Desde hace algun tiempo esta enamorado de su chica de los ojos marrones, no sabe su nombre, nada sobre ella, solo, que es la mejor surfista que ha visto nunca

Tina

Tina
Hermanastra de Tessa, se llevan muy bien, tienen un sueño en común, entrar en el circuito profesional. Tina tiene un estilo muy hippie, pero no duda en ir arreglada, siempre que tiene tiempo ayuda en obras beneficas, si no consiguiese entrar en el circuito, le gustaria ser misionera. Siempre le dicen que tiene dos caras

Luca

Luca
Tiene 16 años, es el novio de la hermanastra de Tessa, se llevan muy bien, su mayor sueño seria entrar en el circuito profesional, por eso luchara y hara lo que haga falta para conseguirlo, aunque eso traiga consecuencias